Hablar de estafa es arriesgado pero, no es menos cierto que, esta medida genera un claro perjuicio y desigualdad entre aquellos hipotecados cuyo índice de referencia de sustitución es el Euribor y entre los que se le aplicará el IRPH Entidades. Especialmente ahora, que ante la caída continuada del Euribor en los últimos años, las entidades bancarias están imponiendo diferenciales del 3, del  4, o incluso superiores, para sofocar y compensar la caída de los intereses.

Esta táctica conlleva a efectos prácticos que los índices IRPH no se hayan visto reducidos y se mantengan en los mismos niveles anteriores a la crisis. Este hecho vendría a poner en entredicho la objetividad de este índice IRPH como referencia y en tela de juicio su fijación y aplicación.

En los años en los que se firmaron la mayoría de préstamos en nuestro país, el Euribor +1% y los índices IRPH se mantenían en valores muy similares. Incluso, desde las entidades bancarias se “vendía” a los clientes que tal índice era similar al Euribor, o incluso más favorable, porque el IRPH era más estable que en el Euribor.